Jueza traba arresto domiciliario de supuesto narco otorgado por su colega Hilda Vallejo

33

Desde el viernes pasado, la jueza Rosarito Montanía interina el juzgado a cargo de Gustavo Amarilla y la misma emitió una aclaratoria porque los datos de Julio César Duarte Servián expuestos en el documento con el cual le concedieron el arresto domiciliario fueron erróneos.

Duarte Servián fue beneficiado el jueves con dicha medida por la jueza penal de garantías Hilda Benítez Vallejo, pero el arresto no se ofició porque desde el viernes la jueza Rosarito Montanía pasó a interinar el juzgado referido y solicitó que solucionen los problemas documentales mencionados. El mismo aún se encuentra guardando reclusión en la Agrupación Especializada.

Respecto al cumplimiento del otorgamiento del arresto domiciliario, la jueza refirió que las condiciones no estaban dadas porque el pedido carecía de documentos que evidencien las condiciones de dominio del inmueble que el mismo ofreció para cumplir con la medida cautelar.

Teniendo en cuenta todos estos acontecimientos, Rosarito Montanía dispuso que Julio César Duarte Servián no sea beneficiado con la medida menos gravosa y que tampoco sea trasladado a otro penal hasta que se solucionen dichos inconvenientes documentales.
La defensa del procesaddo, durante la jornada del sábado, planteó un habeas corpus solicitando que Servián salga de reclusión para someterse al arresto domiciliario, pero la jueza lo rechazó.

Actualmente, el caso se encuentra en la Cámara de Apelaciones porque los fiscales Fabiola Molas, Eduardo Royng y Denis Yoon Pak el viernes plantearon un recurso de apelación en contra del arresto otorgado por Hilda Benítez Vallejo.

En su momento, la fiscal Fabiola Molas expresó que desde el Ministerio Público consideran que la medida otorgada por la jueza interina, es un agravio porque los documentos que presentó Duarte Servián para demostrar su arraigo, son totalmente insuficientes y no garantizan su sometimiento al debido proceso.

Julio César Duarte Servián fue detenido durante un megaoperativo realizado en conjunto con la República Federal del Brasil tras 16 allanamientos simultáneos llevados a cabo en Pedro Juan Caballero en septiembre del 2020. En aquella ocasión lograron desmantelar una organización liderada por el clan Morínigo-García quienes se dedicaban a enviar drogas al Brasil y lavar el dinero en Paraguay.