Magnicidio: deuda histórica del Poder Judicial identificar a los autores morales

0
9

A 22 años del asesinato del vicepresidente de la República y presidente en ese entonces de la Asociación Nacional Republicana (Partido Colorado), Luís María Argaña, tras un atentado perpetrado el 23 de marzo de 1.999, que tuvo como escenario el cruce de Diagonal Molas y Venezuela. En el ataque también pereció su guardaespaldas, Francisco Barrios, conversamos con el abogado Jorge Bogarín González, quien era juez del caso.

 

Bogarín explicó que asumió en la causa tras la inhibición del juez Gustavo Ocampos, por un parentesco político con el doctor Argaña, señaló que una de las primeras decisiones más difícil que tomó fue la de reabrir las fronteras con estrictos controles. 

 

“Fue una causa muy compleja que llevó a sentencia a los autores materiales y personas logísticas. Y estoy seguro que el Doctor Argaña, fue asesinado en un atentado en la calle”, indicó Bogarín. 

 

Considera que quedó como asignatura pendiente sobre la causa, la identificación de los autores morales. “Una deuda histórica por parte del Poder Judicial, se realizaron varias líneas de investigación, incluso Lino Oviedo fue procesado y posteriormente sobreseído, por no encontrar elementos suficientes para condenarlo”, relató el abogado. 

 

Si bien la causa sobre el magnicidio duró varios años, fueron condenados, Constantino Rodas, el mayor Reinaldo Servín, acusados de trabajar en la logística. Además, los sindicados como autores materiales, son Pablo Vera Esteche, autor confeso, y Luis Rojas.

 

“También estaba sindicado como autor material una persona de nombre Fidencio Vega, que nunca apareció, incluso hubo rumores que el mismo fue asesinado en la zona del Chaco, pero nunca apareció en el Territorio Nacional ni en el Extranjero”, recordó Bogarín. 

 

El abogado indicó que recuerda que al frente de este caso tan anecdótico para nuestro país, existieron varias amenazas y presiones políticas, pero pese a ello se pudo llegar a culminar el juicio. El asesinato del doctor Argaña, conmociono a la Nación, el mismo se desplazaba desde su residencia a su oficina pública, cuando fue acribillado a balazos y se arrojó una granada debajo, que no percutió; su muerte fue confirmada poco después en el Sanatorio Americano.